La banda Six60 cerró su gira dando el primer recital de la historia del Eden Park, el estadio más grande del país. Los fanáticos, sin mascarillas, hicieron sentir su alegría e incredulidad por volver a disfrutar de un espectáculo masivo
Video: los asistentes cantan mientras esperan a la banda. Luego, estalla la alegría con la música en vivo

El cantante Matiu Walters sonrió mientras miraba a los 50.000 extasiados fanáticos y saludó: “¿Cómo están, Eden Park?”

Mientras que gran parte del mundo sigue confinado, el grupo Six60 ha estado tocando ante grandes multitudes en Nueva Zelanda, donde no es necesario el distanciamiento social después de que la nación haya erradicado el coronavirus. El cierre de la gira de la banda, el sábado por la noche, se anunció como el mayor concierto del mundo desde que comenzó la pandemia.

Igualmente trascendental para una banda que se conoció jugando al rugby en la universidad fue conseguir tocar el primer concierto celebrado en el histórico estadio de rugby de Eden Park. Y encontrarse en la cúspide de la música mundial fue un giro para Six60, que ha disfrutado de un éxito sin precedentes en Nueva Zelanda, pero cuyas incursiones en el extranjero han terminado sin los avances que buscaban.

50 mil espectadores en el estadio (AP)

A una de las asistentes, Lucy Clumpas, le pareció una experiencia surrealista estar rodeada de tanta gente después de haber pasado el año pasado viviendo interminables encierros en Gran Bretaña. “Es muy importante para nosotros, como seres humanos, poder reunirnos y cantar juntos las mismas canciones”, dijo. “Nos hace sentir que formamos parte de algo”.

Walters, el vocalista, dijo que desean desesperadamente que sus amigos músicos de todo el mundo puedan volver a tocar en directo. “Sabemos lo que es estar encerrado. Fue una mierda. Y no sabíamos si íbamos a poder volver a dar conciertos”, dijo en una entrevista antes del espectáculo. “Pero somos afortunados, por algunas razones, aquí en Nueva Zelanda”.

La gira comenzó en diciembre y constó de siete shows, con un cierre inimaginable (AP)

La mayoría de días, el país reporta menos de 10 casos nuevos de COVID-19. En ocasiones, ninguno. Desde que comenzó la pandemia, ha registrado 2.600 casos y apenas 26 muertes.

El guitarrista Ji Fraser dijo que la recepción que recibieron durante su gira de verano había sido increíble. “Fue increíble ver lo fanática que era la gente y lo emocionada que estaba por salir y ver música en directo, y ver algo que les sacara de un año largo y brutal”, dijo. “Fue muy especial”.

Walters dijo que sí les preocupaba que algo pudiera salir mal, que sus conciertos se convirtieran en eventos súper difundidos. Pero dijo que no había mucho que hacer, aparte de cumplir las reglas y seguir las directrices del gobierno.

El uso de mascarillas no era obligatorio (AP)

La banda se formó hace 13 años después de empezar a improvisar en los vestuarios de rugby, por lo que su concierto en el sagrado terreno del equipo de rugby All Blacks de la nación fue como completar un círculo.

La banda había presionado para que se modificaran las normas cívicas y se permitieran los conciertos en Eden Park, pero no todos los vecinos estaban contentos.

Una de las que se opuso fue la ex primera ministra Helen Clark, que dijo en su momento que los conciertos supondrían una “invasión de hogares” por el ruido.

Pero la gente lo quería. Y el pueblo habló”, dijo Walters. El cantante añadió que Clark habría sido bienvenida al concierto. “Six60 es para todos. Y quizá si viniera y disfrutara, cambiaría de opinión”.

El promotor Brent Eccles dijo que obtuvieron el permiso para utilizar el local sólo en el último momento. “Y pensamos para nosotros mismos, bueno, ¿cómo de locos estamos?”, dijo. “Y la respuesta fue, bueno, bastante locos. Así que vamos a hacerlo”.

Ha sido un ascenso vertiginoso para un grupo que comenzó como una banda de covers estudiantiles de fiesta dura. Su estilo ha evolucionado y sigue siendo difícil de definir, mezclando elementos de reggae, pop, rock y soul.

(AP)

El bajista Chris Mac afirma que sus fans son ricos y pobres, jóvenes y mayores. “Tenemos mucha suerte de habernos convertido en la banda sonora de la vida de la gente. Bodas, funerales, cumpleaños, compromisos”, dijo, antes de romper a reír. “Ya sabes, fiestas de revelación de género, que están de moda”.

A medida que la popularidad de la banda crecía en Nueva Zelanda, se convirtió en una especie de deporte para los críticos criticarlos por ser demasiado sosos. Walters dijo que las críticas al éxito siguen siendo un problema en Nueva Zelanda, y fue algo que le molestó en su momento. Pero dijo que también daba energía a la banda. “Nos tomamos muy en serio la música”, dijo. “Para nosotros es importante expresar una emoción y contar una historia, y que nuestras canciones sean curativas y magnéticas para la gente. Porque no es una casualidad que toquemos ante 50.000 personas”.

Matiu Walters en su ingreso al escenario (AP)

La banda ha tratado de obtener más reconocimiento en el extranjero, aunque los seis meses que pasaron en Alemania y un contrato discográfico en Estados Unidos acabaron en desastre, como se cuenta en un documental sobre la banda que está entre bastidores, “Six60: Till The Lights Go Out”.

Pero la banda está dispuesta a volver a intentarlo, con una gira por Europa y el Reino Unido prevista para noviembre. Esperan que, para entonces, haya muchos más lugares en el mundo donde puedan reunirse grandes multitudes para cantar.

Fuente: Infobae (Con información de AP/Nick Perry)