Artistas variados rindieron homenaje a Gilda a 25 años del aniversario de su fallecimiento. Qué lugar ocupan hoy sus canciones en la cultura popular.

Miriam Alejandra Bianchi, más conocida como Gilda, es la referente histórica de cumbia tropical en nuestro país. Aunque todavía no era conocida, la artista forjó una carrera musical que luego marcó un camino para todas las bandas y cantantes de este y otros géneros de la cultura popular.

Su historia trascendió aún más en la película Gilda, no me arrepiento de este amor, protagonizada por Natalia Oreiro. Fue tan grande el impacto que, el año pasado en un vivo de Instagram con la productora de cine Lorena Muñoz, la actriz contó que sus seguidoras en Rusia bailan y cantan las canciones de Gilda en las redes sociales y en sus recitales. “Es su música y ella trasciende la frontera y el idioma”, sostuvo Oreiro.

A 25 años de su fallecimiento, el sello Leader Music relanzó los éxitos de Gilda, reversionados por Soledad, Brenda Asnicar y Natalie Pérez, entre otras cantantes mujeres, con el objetivo de llegar a las generaciones actuales y mantener viva la pasión por la reina de la cumbia.

Otros artistas como Abel Pintos, Karina y la Delio Valdez celebraron su legado con una nueva interpretación de la canción Paisaje que se estrenó durante la entrega de los Premios Gardel 2021. Años anteriores, Gilda fue recordada por una infinidad de bandas, como Ninfas en 2016, y en un sinfín de temas en otros géneros como A77aque con No me arrepiento de este amor o Los Olestar con Se me ha perdido un corazón.

Gilda, la santa reina de la cumbia

GILDA, UN LEGADO DE HISTORIAS

Gilda llevaba una vida promedio como maestra jardinera y sostén de familia hasta que se topó con la posibilidad de vivir de la música, aquello que tanto amaba desde chiquita. La idea no fue bien aceptada en su entorno cercano, pero ella luchó contra todo pronóstico y estigma por lo que realmente quería.

En la industria musical también libró algunas batallas. Al momento de dar sus primeros pasos como cantante de la mano de su productor, Toti Giménez, la artista fue increpada por muchas figuras del género, entre otras cosas, por su cuerpo, pero ante todo por ser mujer.

Roberto “Kuky” Pumar, el director del sello Leader Music, recuerda cuando Gilda llegó a la discográfica con su primer demo grabado, pero tuvieron que rechazarla. “Como decía ella, no fue el momento. Ese disco no estaba bien grabado. Creo que no se le dieron las instrucciones para que cante con el estilo de la cumbia donde le metés mucho ritmo a la canción. No se dio en ese momento”, cuenta Pumar desde el otro lado de la línea.

Sin importar las negativas, la cantante no bajó los brazos y sacó su primer disco con el sello Magenta. El segundo y el tercero los lanzó con la discográfica independiente Clan Music. Cuando su trayectoria artística comenzó a crecer con la canción No me arrepiento de este amor, Gilda se retiró de su productora y volvió a Leader.

Allí nació el emblemático álbum Corazón Valiente que, según Kuky, “es un disco indudablemente mágico y que no te cansás de escuchar”. Desde ese momento, el crecimiento de la artista fue imparable y comenzaron a armar las maquetas de su segundo álbum con el sello que incluía el tema No es mi despedida. Pero lamentablemente, en 1996, Gilda falleció en un trágico accidente en el colectivo que la llevaba a dar un show en Entre Ríos junto a sus músicos y su familia.

LA CONSTRUCCIÓN DE GILDA LUEGO DE SU PARTIDA

El entrevistado hace memoria. Ese domingo 7 de septiembre, a las cinco de la mañana, el director artístico de Leader llamó a Pumar y le dijo: “Kuky, murió Gilda. Prendé Crónica”.

“No lo podía creer. Nunca me enteré cómo se suspendió el show, pero sí recuerdo que tuvimos que irnos ese domingo a la compañía porque nos llamaban todos los canales de televisión pidiéndonos las imágenes de los videos de Gilda. En ese momento empezó la nueva etapa de la historia discográfica de Gilda”, relata el director.

Pumar es el fundador de la compañía que impulsó artistas como Gilda, Leo Mattioli, Lía Crucet o Ricky Maravilla (Gentileza Leader Music).

Dos meses antes del deceso, Pumar junto a otros productores, grabaron la historia de Gilda contada por ella misma como demo de un programa televisivo que estaban organizando. “Ese video mágico fue la entrevista que luego le dio validez a todo lo que hicimos de Gilda”, explica el entrevistado.

Cuando la cantante falleció, el conductor Marley hizo un especial en Canal 13 con todo ese material que se repitió más de una vez. “En ese momento no tenía la trascendencia a nivel global, ni el 5 por ciento de lo que hoy tiene. 25 años después podemos decir que estamos viviendo una situación insólita de lo que pasa con Gilda”, expresa Kuky.

Muchas historias surgieron después y, según Pumar, “el mito lo fue generando la gente”. Algunas son ciertas y otras, dudosas. Aun así, estos relatos forman parte de un legado eterno y de su imagen como mujer, madre, hija, amiga, esposa, santa y cantante. Cada año, una leyenda nueva la recuerda y alarga su mágica impronta para nunca dejarla morir en el olvido.

EL DISCO HOMENAJE DE LEADER MUSIC

La trayectoria musical que nos regaló Gilda se sigue honrando desde cada rincón de Latinoamérica. A Pumar le resulta fascinante todo lo que sucede en torno a la artista, pero lo que más le impacta es la gente en TikTok con los filtros de “la corona de Gilda”, sus bailes y make-up que reconstruyen los valores de la artista. Es por eso que actualmente, Leader Music está llevando a cabo la acción #PorSiempreGilda en la red social.

El ilustrador George Manta se encargó del diseño de la portada del álbum. (Gentileza Leader Music).

Durante agosto y septiembre, el sello que la acompañó en sus inicios gloriosos emprendió un homenaje reversionando sus mayores éxitos de la mano de Soledad, Brenda Asnicar, Natalie Pérez, Chita, Zoe Gotusso, Rocío Igarzabal, Feli Colina, EMME, AnEspil, e India Marte.

“No queríamos hacer nada que sea imitarla porque Gilda es única y como ella cantaba la cumbia no la puede cantar nadie. Todas estas artistas le cantan a las nuevas generaciones desde su propia versión de las letras de Gilda”, sentencia Kuky.

El último single que estrenaron fue Se me ha perdido un corazón interpretado por Soledad Pastorutti, la coach de La Voz Argentina. “Creo que Gilda, 25 años después se empodera mucho más, y sobre todo en este maravilloso momento en donde la mujer se encuentra atravesando un momento de lucha, y gracias a esa lucha se encuentra con mejores perspectivas mejor ubicadas dentro de un mundo machista”, sostiene la cantante.

El disco cuenta con la participación del productor Lito Vitale y su estreno final se completará el martes 7 de septiembre. “Desde la compañía discográfica tenemos que mostrar que nos confió su obra a nosotros y que tratamos de hacer honor a todo por lo que ella se jugó y murió en el camino”, sostiene Kuky.

Así como cuidaron la producción de este homenaje, el sello también participó en la curaduría de la película de la cantante. “Cuando uno tiene un artista de tanto ángel como lo fue Gilda, no cualquier persona puede personificarla. Natalia Oreiro es realmente la persona que tiene un ángel para darle vida a Gilda. Creo que lo hizo increíble”, revela el director de Leader.

LA MÚSICA DE GILDA EN LOS PREMIOS GARDEL

El 11 de agosto, Abel Pintos, Karina y La Delio Valdez publicaron su versión de la canción Paisaje, que forma parte del disco Corazón Valiente. El tema se estrenó en la entrega de los Premios Gardel de este año y luego se publicó el video oficial en el canal de YouTube de la orquesta.

Pablo Broide, saxofonista de la Delio Valdez, considera que esa experiencia “fue un desafío enorme desde la producción musical”. La banda fue convocada por la Cámara Argentina de Productores de Fonogramas y Videogramas (Capif) para armar el número de la música tropical. Entre todas las ideas que surgieron, el grupo se decidió por hacer este homenaje, no sólo por los 25 años, sino también por lo que tienen en común con la artista.

Los artistas homenajearon a Gilda en el número de música tropical de Los Premios Gardel

“Hay un concepto muy fuerte en la Delio y que es algo que sale en común con la propuesta musical de Gilda y también con Abel Pintos y Karina. Tiene que ver con hacer música de amplio espectro, para mucha gente. Buscar música que llegue, que sea popular a todo el país, personas de diferentes contextos y edades”, explica el músico.

En 2016, la Delio Valdez realizó otro homenaje con un enganchado que le cantaba al amor y al desamor, dos polos opuestos que se hacen presentes en casi todas las canciones de Gilda, pero también de la música tropical en general. “Es algo que nos atraviesa a todas las personas. Por eso, cuando la música popular busca su poesía, va a hablar siempre de esas cosas que nos pasan y el amor nos pasa a todes”, explica Broide.

Para el saxofonista, Gilda es “una mezcla de cosas”. “Es una música que suena, está buena y te llega, porque vos la pones en cualquier lado, la gente se pone a bailar y genera alegría. Después también hay personas que tienen como una energía particular que genera ascendencia sobre la gente. Ella tenía muchísimo trabajo y convencimiento detrás”, afirma.

El músico lamenta mucho que la homenajeada se haya ido antes de tiempo por cuestiones propias de la informalidad en la industria musical, una situación que hoy continúa estando presente, pero en menor medida que antes. “Se fue en un momento muy difícil, de luchar para poder trabajar con la música, en condiciones muy malas, muchos shows por noche, yendo en condiciones de seguridad muy discutibles”, resume.

Aun así, la banda siempre recuerda a la artista como una parte emocional y musical de sus infancias y adolescencias. “Hay algo que nos identifica generacionalmente. En los peores momentos de tu vida, la cumbia siempre va a representar un momento feliz”, concluye.

LAS CORDOBESAS QUE LE CANTARON A TODO PULMÓN

En 2016, Ninfas, banda de cumbia diversa que por el momento se encuentra en una pausa musical, realizó un homenaje a Gilda en Club Paraguay. “Se armó un fiestón”, recuerda Pamela Merchán, la bajista del grupo. “En ese momento se cumplían 20 años de la muerte de Gilda, y nos pareció una gran oportunidad para brindarle homenaje a la reina de la cumbia que marcó un antes y un después en el ambiente tropical”, cuenta la artista.

Con un repertorio amplio e invitadas, el grupo cambió las reglas del juego y cada integrante le cantó a Gilda “a pura pasión”. Una de las canciones que grabaron en video fue Corazón herido, tema que de acuerdo a su letra podría discutir con la icónica Corazón valiente. “Yo creo que ambos corazones conviven, no sé si hay uno antes que el otro. De por sí para enamorarse hay que tener un corazón valiente, y también las heridas hacen que el corazón se fortalezca y cobre valentía”, opina la música.

El primer homenaje a Gilda. Foto: Lali Santirso, Facebook de Ninfas.

Cinco años después de ese recital, Merchán evalúa el poder que tiene la música a través del tiempo. “Después de tantos años, la seguimos cantando y celebrando, la interpretamos y nos apropiamos de sus canciones, las resignificamos y nos empoderamos arriba y abajo de los escenarios cantándola a viva voz. Lograr eso a través de generaciones creo que es algo increíble. No tomamos dimensión de hasta dónde puede llegar la música que hacemos y cuánta gente puede sentirse identificada con ella”, reflexiona la bajista.

Según ella, “Gilda es un hito en la historia”. “Es una mujer que se animó a habitar una escena musical muy machista. Se interpuso contra viento y marea con sus letras, su música y su cuerpo, teniendo que sostener una familia, rompiendo estereotipos muy marcados y donde a su vez estaba muy mal visto habitar esos ambientes. Es un símbolo de lucha, de perseverancia, de seguir con las convicciones y las cosas que nos apasionan como bandera a pesar de que el contexto no acompañe”, expresa.

Fuente: LaVOZ