Jornada de vacunación en el Comedor Universitario. (José Hernández / La Voz)

Córdoba comenzaría en marzo a aplicar las cuartas dosis de vacunas contra el Covid-19. Miguel Díaz, titular de la Comisión Clínica del Ministerio de Salud provincial, informó que estarán destinadas a mayores de 50 años que hayan recibido antes la fórmula china Sinopharm. Y además, personas de 12 años en adelante que acrediten alguna enfermedad o condición que comprometa su sistema inmunológico.

  • Todo lo publicado sobre coronavirus en Córdoba

“Podrán presentarse con el carné en el centro de vacunación más cercano o sacar turno en farmacias”, indicó Díaz.

El objetivo de esta campaña es mejor la respuesta inmune.

El segundo grupo está integrado por personas que cuentan con patologías o condiciones que suponen un compromiso inmunológico o una disminución en sus sistemas defensivos. En este caso, necesitan prescripción médica.

Por un lado, podrán acudir las personas bajo tratamiento oncológico (con tumores sólidos) y los pacientes onco-hematológicos. Además, los receptores de trasplantes de órganos que se encuentren bajo tratamiento por alguna inmunosupresión. En tercer lugar, quienes hayan recibido un trasplante de células progenitoras hematopoyéticas en los últimos dos años.

También deberán recibir una cuarta dosis las personas que viven con el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) y quienes estén en tratamiento activo con corticosteroides en dosis altas o medicación inmunosupresora.

Las dosis adicionales se destinarán a dos grupos. (José Hernández/ La Voz)

En el caso de los mayores de 50, podrán vacunarse nuevamente aquellos que recibieron la fórmula Sinopharm (que es a virus inactivado) como primera y segunda dosis. Díaz explicó que al tener una menor efectividad, más rápido bajan los anticuerpos.

El referente aclaró que –por el momento– no está autorizada la dosis adicional en niños de entre 3 y 11 años en el país.

El Ministerio de Salud de la Nación aún no envió los detalles técnicos a las provincias. Pero se estima que serán cuatro meses el tiempo mínimo de espera entre la cuarta dosis y la última recibida.

La campaña de inmunización contra el Sars-Cov-2 avanza en distintas etapas. Esta estrategia de largar con las cuartas dosis busca mejorar la respuesta inmune en determinados grupos.

Córdoba: arrancan las dosis adicionales (José Hernández / archivo)

POBLACIÓN PEDIÁTRICA

Díaz confirmó que en la última semana mejoró la cobertura de vacunación en niños, niñas y adolescentes. Esto se debe, por un lado, al próximo comienzo del año escolar. Por otro, a la difusión que tuvo la campaña en los medios de comunicación.

El infectólogo agregó que hoy hay una menor circulación viral del Sars-Cov-2, en comparación con los registros de diciembre del año pasado. Pero aclaró que ya hay casos de gripe (H3N2 y H1N1), por lo cual es necesario mantener las medidas de protección personal.

Nación no informó cuándo comenzará la inmunización contra la influenza. Díaz aclaró que no es necesario espaciar esta vacuna con la que protege contra el Sars-Cov-2.

VENTILAR LOS AMBIENTES

Zulma Cucunubá, epidemióloga colombiana especialista en enfermedades infecciosas, informó que los casos están bajando a nivel de la región. Pero no pudo predecir cuánto durará “esta luna de miel”.

En una charla organizada por “Echo”, uno foro de América Latina que aborda problemáticas relacionadas con el Covid-19, la experta destacó que es necesario garantizar la ventilación cruzada para evitar que se provoquen brotes en espacios cerrados.

“En algunos países, es muy costoso garantizar la ventilación cruzada porque se necesitan cambios de infraestructura en los edificios. No alcanza solamente con abrir las ventanas”, indicó.

La especialista agregó que la epidemia de cólera nos enseñó que es importante distribuir el agua de una forma segura. En este caso, la pandemia puso en evidencia la necesidad de conocer cómo funcionan los sistemas de aire.

“Los países se demoraron en implementar medidas de filtración y ventilación. Gran parte del problema es que no se entendió tempranamente el modo de transmisión de este virus. Las medidas que se tomaron inicialmente, como el rociado o desinfección de la ropa, no eran para nada efectivas, pero se volvieron muy populares. Echarse para atrás y decir: ‘esto no sirve, hay que hacer esto otro’ creo que complicó las cosas”, agregó.

Fuente: LaVOZ